Archive for 29 de setembre de 2007

El teu somriure fugaç, és preciós.

El teu somriure fugaç, és preciós

El teu somriure fugaç, és preciós.
Còmplice.
Em dona vida.

Com la nit fosca,
farcida d’estels,
moments “robats” al temps
dels silencis i retrets.

Espurnes de confiança,
al cap i a la fi.

Com quan miro el fons d’un pou
d’aigua clara i s’emmiralla la lluna,
i el teu rostre, al costat, m’enlluerna.
Em sento més humà.

Els meus ulls ploren …
Els meus dits ressegueixen les llàgrimes,
i es perden en la memòria del teu cos,
anhelat, suau, plorat…

[@more@]

La caida

En casa de Manuel.

Unas cuantas vueltas a la manzana y calles de los lados para comprobar que no había nada sospechoso.

Llagamos a su puerta y otro problema ¿quien se lo dice? Finalmente soy yo.

Sale una hermana mayor que el.

Oye a tu hermano lo han cogido, ¿esta tu madre?.

Si esta ahí dentro ¿como ha sido?

Maite empieza a explicarle, la madre nos ve y se asusta ¿que ha pasado? Pregunta, Maite y yo se lo explicamos, mientras Carlos y otra hermana recogieron todo lo que había de libros, revistas, apuntes y material sospechoso, – y habían muchas cosa que podían ser sospechosas, casi cualquier cosa- total que al final –eso si en un momento- pusimos patas arriba toda la casa, diciendo a la familia que si venia la Guardia Civil dijesen que no sabían nada y que no bajaran del burro por nada, que cualquier cosa que dijeran la utilizarían en contra de Manuel.

Hicimos “desaparecer” todo el material y nos dispersamos.

Me fui a casa y la limpie de arriba a abajo y lo saque con ayuda de un amigo en su coche.

Después de mirar por mi barrio y comprobar que no había ninguna cosa fuera de su sitio y asegurarme que no me seguían –cosa que hacia siempre- entre en casa tranquilice a mis padres, a los que ya había avisado y me puse a leer.

Antes de irme a casa había ido a mi cita de seguridad y había pasado toda la información que tenia y me dijeron que a partir de ese momento toda la militancia llevaría la actividad por medio de la cita de seguridad mientras durase la caída de Manuel.

Termine de leer y serian las doce de la noche, estaba yo sentado en el water cuando sonó el timbre de la puerta, parecía que tenían prisa ¡ya han soltado a Manuel¡ pensé, me subí los pantalones y fui rápido, pero a través del cristal de la puerta vi. dos figuras, abrí y …

Yo: ¿si?

Uno de ellos: Guardia Civil ¿Francisco Martínez?

Yo: Si

Años después he tenido la oportunidad de sentir sensaciones fuertes y únicas, han sido segundos que se adentraban en el espacio. Mi primer salto en paracaídas, ir a doscientos por hora en moto, observar el mundo desde casi cuatro mil metros en los Alpes.

Pero el espacio de tiempo que duro aquel “si”, digamos un segundo, se adentro en el tiempo haciéndose indefinido, hasta tal punto que todavía una parte de mi que vive en aquel segundo, fundidos para siempre.

Es algo así como el acto de morir o de nacer, no hay marcha atrás.

Fue en el invierno del 75 creo no equivocarme si digo que era martes y aproximadamente las ocho y media de la tarde.

Yo venia de una reunión y por la calle me encuentro a Maite y Carlos, estaban asustados – a pesar que estas cosas siempre se tratan de ocultar, porque en la clandestinidad de cara a fuera todo debe ser normal, la anormalidad se paga cara, es un lujo-.

¡Oye han cogido a Manuel¡ me dicen ellos.

¿que dices?, ¿cuando?, ¿donde?, ¿como ha sido?, rápido contar.

Maite: hace un rato sobre las ocho cuando salíamos de la asamblea que había en la iglesia le han seguido unos polis – ¿eran secretas? Pregunte yo- si eran secretas, lo han cogido antes de llegar al puente de las monjas, eran tres a pie y uno en coche, lo han metido en el coche, se han ido y ahora estábamos buscándote y si no te encontrábamos nos íbamos a la cita de seguridad.

Yo: bueno, vale, ¿habéis limpiado su casa?

Carlos: no todavía no.

Yo: pues vamos.

A todo esto, el que había cambiado de cara era yo, cuando te dicen algo así se te hunde el mundo, si no hubiera conocido ya el terror hubiera sido una inmejorable ocasión.

Pero no había tiempo que perder, por suerte la sangre se me helo y el cerebro a mil por hora pensando en poner en marcha la seguridad del partido, había que atar todos los cabos, había que cortar cualquier hilo que pudiese servir a la policía, cualquiera prueba o dato debía desaparecer.

Yo: lo primero ha hacer es limpiar su casa y después cada uno a la suya, hay que avisar a todo el mundo y que cada cual adopte sus medidas de seguridad y que después nadie se olvide de su cita de seguridad, y recordad que el que no se presente en media hora se le da por caído.

Yo: ¿sabéis si llevaba “algo” encima?

Maite: no lo se.

Carlos: no, no se nada.

MERDA!!!

MERDA!!!

Un dia mes s’apaga

miro la bústia i res

res per sota la porta

i el contestador ?

set trucades!

segur que cap teva

m’equivoco, hi ha una

dius que em trucares per veure’ns

i ara què?

m’ha caigut una llàgrima

em dirà adéu?

pot ser no,

m’agradaria riure i no puc

l’aire no em passa per la gola

m’he quedat fred, glaçat

només puc esperar

aviat trucarà

i després …

res no es mou

la rentadora insensible

no se n’assabenta

i continua donat voltes.

dimecres 8 de febrer de 1996

Nota: s’ha acabat, em deixa per una sensació.

 

NOMES SE QUE T’ESTIMO, I ET PERDO !!!

NOMES SE QUE T’ESTIMO, I ET PERDO !!!

Mirant al telèfon

el temps esta aturat

res no es mou

no sona cap trucada

i vaig comptant segons

es desesperant

i vaig comptant minuts

no truques

un instant rera l’altre

ve a la meva boca el teu nom

i no el puc pronunciar

sento com marxes

te estic perdent

sense haver-te tingut mai

he volgut anar molt ràpid

he forçat el teu ritme

ara et perdo

estic comptant les hores

els meus ulls sempre el miren de reüll

no sona mai

i quan sona, no ets tu

maleït telèfon!

no vull sortir al carrer

ja estan passant els dies

i res no es mou

només hi passa el temps

no vull saber res de ningú

tinc por de mi mateix

no se que he de fer

escric

tot per no dir res.

dimarts 7 de febrer de 1996

 

LLUITO

LLUITO

Ho dic en veu alta, i els meus

de seguida pensen – ja ho sabem-

Ho fas a l’empresa, al sindicat, al partit,

sempre estàs lluitant.

Però; viu; no se; tinc por, de no

lluitar com un comunista, desencadenant

un moviment de masses

tot poderós que giri la truita,

que ens tregui de sobre el pes de l’opressió.

He de lluitar, a cada moment, ho he de fer,

he de parar, el meu odi

he de fer que no se’m vegi a la cara

que els meus ulls no es posin vermells

i brillin a la claror del dia,

que els meus no s’espantin,

que la meva ira no sigui la seva por.

Però ara i aquí ho puc dir,

US ODIO amb tot el meu cor,

a mort, tant que ploro perquè

no us puc matar un a un

i a poc a poc.

La mort de tot vosaltres no val

ni una sola de les moltes

llàgrimes dels meus pares,

germans, camarades i amics

quan he estat a les vostres mans

he sentit por, pànic,

m’he pixat als pantalons

he plorat desconsolat quan no em veieu

per no donar-vos el gust.

Però si haguéssiu pogut mirar

a dins dels meus ulls,

haguéssiu vist el terror,

però no el meu,

si no el vostre,

el que fa que visqueu mirant

constantment a la mort i aneu

morint un rera l’altre,

ara un, ara un altre,

que us aneu suïcidant,

I jo de tant en tant

aixecaré una copa

pel vostre terror,

ho faré en silenci.

 

Quizás hay dos amores,

Odio

Quizás hay dos amores,

uno, que se ve,

con los ojos cerrados,

que habita el mundo

del sueño, de la ilusión.

Y otro que se ve

con los ojos abiertos,

que habita el mundo de la luz,

de la pasion diaria por vivir,

mientras haya sol, luna y estrellas,

o solamente luz en las farolas.

O quizás

a pesar de haberlo visto,

de haberlo tocado,

no sea nada más

que un espejismo,

del que nos emperramos en beber,

los que necesitamos

la afirmación diaria

de que hay algo

que nos mueve, nos empuja

a ser “felices”;

ilusión y sueño al fin.

Madrugada del 3 de octubre de 1983

[@more@]

Hace un tiempo

Odio

Hace un tiempo

a mi,

decir “ te amo “,

me sonaba a cursi

a película,

a teatro,

a interpretación.

Ahora se

que otras veces he amado,

y recuerdo que nunca

he dicho, te amo.

Pero sobretodo contigo,

se que el amor

lo he tocado,

que si cierro los ojos

lo veo,

lo he visto acercarse a mi.

Pero ahora se lo que es

el miedo a no saber,

si el amos sigue conmigo

si ya se ha ido,

miedo a que se me escape

de entre los dedos.

 
Yo no se, si el amor

tiene un destino,

si tiene que ir

de un sitio para otro,

y por eso, no se,

si debo dejarle hacer

y mantener mi mano abierta,

o cerrar mis dedos

entorno suyo,

cuidando de no hacerle daño,

eso es tiernamente.

Si decirle hasta siempre, te amo,

y dejarle jugar a su aire,

o cerrar mi mano

y no volverla a abrir jamás,

y abrir los ojos.

Madrugada del 3 de octubre de 1983

[@more@]

La verdad, es que no lo se

Odio

La verdad, es que no lo se,

¿si yo supiera?

Pero no se,

no se,

y de verdad

que me gustaría saber,

pero por ahora …

esto es un lío ¿ verdad?,

pues así estoy yo

porque no se si hay que ir a buscarla

o hay que esperar a encontrarla

y la verdad, no se,

si yo supiera siquiera,

no ya la verdad

si no lo que no se

entonces ya sabría algo,

pero no se que.

 

Madrugada del 3 de octubre de 1983

[@more@]

De vivir y todo eso

De vivir y todo eso

Me gusta el placer

de acariciar tu piel

el placer de penetrar en ti

el placer de verte gozar

de estar contigo horas y horas

en la cama

en la playa

de simplemente verte, observarte,

de hablar de la vida

del transcurrir de las horas

escribiendo bajo tu inspiración

de recordar los mejores momentos

desde que nos conocemos.

En fin de un montón de cosas más,

de vivir y todo eso

que me gusta hacer despacio.

Madrugada del martes y 13 de septiembre de 1983

 

A veces, no entiendo …

A veces, no entiendo …

Espero poder romper

con lo que nos separa

con esa barra de hielo

que camina entre nosotros,

y no creo que sea fácil.

Pero tampoco imposible,

si lo que nos une

es amor

nos lo beberemos hasta que se acabe.

Madrugada del martes y 13 de septiembre de 1983

css.php